domingo, 2 de marzo de 2008

Un gato caliente en el tejado.

Ya tiene días que un gato me acecha. Está siempre al pie de la ventana de mi recámara y cada que la abro se quiere meter. Se me hace que ando en celo.

¿Dónde andará la gorda?

Ah! Ahi está mírala toda sexy acabada de despertar, con los pelos parados y hasta un poco de babita...

A ver mamita, no te muevas, me voy a acercar lentamente...



Shhhh shhhhhhhh no te voy a hacer daño...


Je je je nomás no te muevas...


Mierda! Pinche vidrio!!



8 comentarios:

chilangelina dijo...

Jaaaaaaaaaa, me encanto!!!
Un gato que ayuda a subir la autoestima. Deme dos para llevar...

glaukopis dijo...

ese gato està precioso!!!! ya me lo imagino estrellandose contra la ventana, pobrecito!

yo ya sabes que quiero un gato...cuando me regalen uno causarà una crisis matrimonial---gulp---

Carmen dijo...

Me encantó la secuencia de fotos y tu historia ¿real? jaja.
A mí me pasa lo mismo con los perros, a donde quiera que llego parece que traigo imán con los desgraciados, luego hasta me siguen, y con lo gordos que me caen. En fin es mi karma, ¿quién sabe por qué?

DNA dijo...

ábrale al gato!!
se ve buena gente : )

Gaviota_mx dijo...

Chila: No es broma, el gato quiere conmigo! jaja

Irene: Cómprate mas plantas mi amor!

Carmen: La historia es real, los ojos de los gatos no mienten. (ni las voces dentro de mi cabeza)

Dna: Un día le abrí la ventana y me brincó y me asustó! Otro día le eché una pierna de pollo y no se la comió!

Gracias por las visitas! Muy apreciadas :-D

glaukopis dijo...

muy buena la foto del header :x

maga dijo...

hola,

ya había leído tu blog pero no me animaba a comentar , jejeje

la historia está increíble, el gato se ve lindísimo :) no me quiero imaginar lo que le pasó...jeje

y la foto del header está buenísima, me encantó :D

saludos

Gaviota_mx dijo...

Maga: Saludos y gracias por venir y comentar.

Soy muy floja y casi no escribo pero espero enmendarme.